PLACERES DESCONOCIDOS. Exposición Online. Meko ...

Klandestinos

 

 

 

Martín Chirino  Martín Chirino (Las Palmas de Gran Canaria. España 1925)

 

 

Martín Chirino es un escultor español. Miembro del Grupo El Paso. Chirino es una de las figuras más importantes del arte español del siglo XX y uno de los representantes más prestigiosos de la escultura abstracta en España. Chirino emplea principalmente el hierro. Sus esculturas comprenden tanto la carencia de componentes narrativos como la riqueza formal y simbólica.

 

Martín Chirino López nace en Las Palmas de Gran Canaria, en la playa de Las Canteras, el 1 de marzo de 1925. Undécimo de doce hermanos, su padre era jefe de talleres de los astilleros de la Compañía Blandy Brothers, del Puerto de la Luz, donde Chirino tendría el primer contacto con el metal. En su adolescencia conocería a Manolo Millares (1926-72), con el que haría amistad. Por voluntad paterna, trabaja durante un par de años en el mundo de los buques. Chirino realiza varios viajes a la costa africana (Marruecos, Sáhara, Senegal…) para aprovisionamiento de los buques, experiencia que se haría presente en su obra. En 1944, inicia sus estudios artísticos en la Academia del escultor Manuel Ramos González (1899-1971), en Las Palmas de Gran Canaria.

002

Reina Negra (1952. Piedra Volcánica del Barranco de Balos. 50 x 30 x 20 cm. Serie Reinas Negras) © Martín Chirino

 

En 1948, Chirino participa en la IV Exposición Regional de Bellas Artes en Las Palmas de Gran Canaria. Ese mismo año, Martín Chirino viaja a Madrid por primera vez, donde, tras una primera intención de cursar Filosofía y Letras, ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Durante algunos años completa su formación con su trabajo como ayudante de Manuel Ramos, que se traslada a Madrid. En 1951, coincidiendo con la I Bienal Hispanoamericana de Arte celebrada en Madrid, toma contacto con la vanguardia artística española, frecuentando las galerías Clan y Buchholz, principales lugares para el arte moderno de la capital. En 1952, Chirino finaliza sus estudios de Bellas Artes, obteniendo el título de profesor e inicia una serie de decisivos viajes a París, Londres, Italia y otros lugares que le permitirán apreciar y estudiar en profundidad la escultura clásica y las obras de los grandes maestros de la escultura moderna, entre ellos Julio González (1876-1942), Constantin Brâncusi (1876-1957), Jean Arp (1886-1966), Henry Moore (1898-1986) y Bárbara Hepworth (1903-1975). En 1953, Chirino toma clases en la School of Fine Arts de Londres. Completa su formación de escultor en talleres privados de forja.

 

En 1953, Martín Chirino regresa a Las Palmas de Gran Canaria, donde instalará su primer taller escultórico. Allí comienza un intenso período de trabajo donde intentará aunar su vocación europeísta y su afán de vanguardia con las raíces de la cultura aborigen de su tierra canaria. En este período puede decirse que se inicia la producción escultórica de Martín Chirino con un estilo característico, con la serie de piezas conocidas como Reinas negras, donde ya se percibe una cierta abstracción dentro del quehacer aún figurativo y surreal de estas obras creadas a base de materiales de hierro forjado, piedras, madera o plomo.

004

El Viento. Cuenca (1963. Hierro forjado. 56 x 56 x 15 cm. Serie Vientos. Museo de Arte Abstracto-Fundación Juan March. Cuenca. España) © Martín Chirino

 

Martín Chirino marcha de nuevo a Madrid el 14 de septiembre de 1955. Le acompañan sus amigos Manolo Millares (1926-72), la poeta, pintora y mujer de Manolo Millares, Elvireta Escobio (1932), el poeta Manuel Padorno (1933-2002) y el pintor Alejandro Reino (1935) y deciden instalarse definitivamente en la capital. Ese mismo año, Chirino expone en una colectiva en la III Bienal Hispanoamericana de Arte celebrada en Barcelona. Será un periodo duro en el que Chirino podrá dedicarse a la escultura gracias a los ingresos que recibirá al ejercer como profesor de inglés, y más tarde también como profesor de dibujo en el madrileño Colegio de Nuestra Señora Santa María de Madrid. En estos años conoce al escultor Angel Ferrant (1890-1961), maestro que sirvió de nexo de unión entre la vanguardia previa a la Guerra Civil Española y los jóvenes artistas de la generación de Chirino. En 1956, Martón Chirino expone su obra en colectivas: Drawing Exhibition en Liverpool, I Salón Nacional de Arte no Figurativo en Valencia y Pamplona y en el Museo de Arte Moderno de Madrid. En este mismo año, el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid adquiere dos esculturas suyas: “Composición Cuenca” obra en hierro de 1955 y otra pieza de madera, más antigua, “Pueblo” de 1952, actualmente perdida.

 

En febrero de 1957, fundan el Grupo El Paso, movimiento que supone una ruptura revolucionaria en el arte español de posguerra y la introducción del informalismo en España, el escultor Pablo Serrano (1908-85) y los pintores Antonio Suárez (1923-2013), Juana Francés (1924-90), Manolo Millares (1926-72), Manuel Rivera (1928-95), Luis Feito (1929), Antonio Saura (1930-98) y Rafael Canogar (1935). Junto a estos artistas formaron parte del grupo los escritores y críticos de arte José Ayllón y Manolo Conde (director de la Galería Fernando Fe de Madrid). En 1957, el grupo realiza sus primeras exhibiciones en la Librería-Galería Bucholz de Madrid y en Oviedo. Martín Chirino interviene en una colectiva Escultura al aire libre en el Colegio Mayor Moncloa de Madrid. Durante el verano de 1957, Chirino trabaja en una fragua de Cuenca, que su propietario le permite utilizar a cambio de su ayuda para herrar caballos. De aquí saldrá la mayor parte de las obras de su exposición que hará el siguiente año en el Ateneo de Madrid. En 1958, Chirino realiza su primera exposición individual en el Ateneo de Madrid, titulada Los hierros de Martín Chirino, en la que mostró por primera vez sus Composiciones y sus Herramientas Poéticas e Inútiles, obras totalmente abstractas, de hierro forjado, definidos como dibujos en el espacio y que aún se sentía muy apegados al oficio del herrero y a la tierra que le dió origen. Chirino es seleccionado para el Premio de la Crítica del Ateneo de Madrid. Tras su exposición en el Ateneo de Madrid, se incorpora al grupo El Paso junto al pintor Manuel Viola (1916-87).

005

Mediterránea (1970. Chapa de acero soldado y pintado al duco en color amarillo. 78 x 245 x 60 cm. Serie Mediterráneas. Colección Museo Middelheim. Amberes. Bélgica) © Martín Chirino

 

En la Bienal de São Paulo de 1959 se le dedica, dentro del pabellón español, una sala especial, donde se exponen nueve esculturas. La colectiva del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) de 1960, seleccionada y prologada por el poeta y crítico de arte Frank O'Hara (1926-1966), por entonces conservador del Museo, incluye a varios artistas españoles. Chirino presenta cuatro piezas: “Homenaje a Julio González” (actualmente en el Museo y Jardín de Esculturas Hirshhorn, parte del Instituto Smithsonian de Washington D.C.), “Raíz n° 2”, “Raíz n° 3” y “El Viento”. Con la escultura “El viento” aparece el tema más recurrente de la obra de Martín Chirino: la espiral. En mayo de 1960 se disuelve El Paso por diferencias internas. Chirino abre su taller en San Sebastián de los Reyes (Madrid) obra de Antonio Fernández Alba, arquitecto próximo a El Paso. En 1961 contrae una grave enfermedad, siendo ingresado en el Sanatorio SEAR de Valdelatas (Madrid).

 

En 1962, la galerista neoyorquina Grace Borgenicht (1915-2001), impresionada por sus esculturas en la muestra del MoMA, viaja a Madrid para ofrecerle un contrato en exclusiva para los Estados Unidos. Este contrato permaneció vigente hasta la muerte de la galerista en 1994, y la disolución de la galería. Desde entonces, y hasta mediados de los años noventa, Chirino residirá durante largos periodos de tiempo en el estudio de la escultora Beatrice Perry (1921-2011) en Southwood, Germantown (Nueva York) y expondrá regularmente en Nueva York y otras ciudades de Norteamérica. En 1962, Primera exposición individual de Martín Chirino en Nueva York en la galería Grace Borgenicht. Presenta catorce piezas realizadas entre 1959 y 1962, algunas de ellas presentadas ya en la exposición colectiva del MoMA y nuevas piezas figurativas: “Margarita”, “Santa Teresa”, “Guerrero”, “El mito de Orfeo” e “Inquisidor”. Ese mismo año, Martín Chirino contrae matrimonio con Margarita Argenta. En 1963, realiza una exposición en el Ateneo de Madrid con obras de los años 1958 a 1963, marcada por las series de “Vientos” y “Raíces”, además de otras obras como “El Grito”, “Cabeza reclinada” o “El Inquisidor”. De ese año son algunas obras hoy en paradero desconocido, como “Cabezón de la Sal” o “Dado eterno”. Nace su hija Marta el mismo año. En 1964 realiza un viaje de dos meses a Grecia, que influirá en su serie Mediterránea. En 1966 asiste a la inauguración del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, que adquiere para su colección "Raíz" (1958) y "El Viento" (1966).

006

Afrocán (1975. Hierro forjado pavonado. 90 x 66 x 16 cm. Serie Afrocanes. Colección privada. Madrid. España) © Martín Chirino

 

En 1967, Chirino realiza su primer viaje a Nueva York, en compañía del cineasta Carlos Saura (1932), del arquitecto Antonio Fernández Alba (1927) y del médico Alberto Portera (1928) -gran amigo de los artistas e intelectuales del momento-, con motivo de la presentación de la película “La Caza”, de Carlos Saura, en el Festival de Cine del Lincoln Center. Este viaje será decisivo para Martín Chirino, que establecerá fuertes lazos de amistad en los Estados Unidos de América. La muestra individual en la Galería Grace Borgenicht de Nueva York, en 1969, es la primera que muestra un conjunto de la serie Mediterráneas. Son esculturas de chapa de hierro, soldadas y pintadas de colores vivos. Martín Chirino comienza a trabajar con chapas, creando volúmenes huecos. Participa con una obra de la serie Mediterráneas en el Museo de Escultura al Aire Libre de la Castellana.

 

De 1972, es su obra “My Lady” (“Lady Tenerife”), escultura de gran formato, emplazada frente al Colegio de Arquitectos de Canarias de Santa Cruz de Tenerife. Esta escultura formaría parte de la I Exposición Internacional de Escultura en la Calle de esta ciudad. El tema de las “Ladies” -figura femenina recostada- deriva de las “Mediterráneas”. Durante su estancia en Tenerife, mantiene una estrecha relación con los artistas surrealistas Maud (1921-91) y Eduardo Westerdahl (1902-83), con el escritor Domingo Pérez Minik (1903-89) y con el poeta Pedro García Cabrera (1905-81). “Lady Lazarus (Homenaje a Sylvia Plath)” y “Lady Verdigris of the Condor”, son homenajes a los “poemas agónicos” de la poetisa Sylvia Plath (1932-63), a la que había conocido en Yale poco antes de que se suicidara, y a través del también poeta Ted Hughes (1930-98). También en 1972, Chirino expone individualmente en la Galería Juana Mordó de Madrid, Forjario. Obra Reciente 1970-72. En 1973, Chirino recibe el Primer Premio Internacional del X Concorso Internazionale del Bronzetto, Sala della Ragione, Padua. En una nueva exposición en la Galería Grace Borgenicht de Nueva York en 1973, presenta como novedad los Aeróvoros, piezas en hierro forjado en la fragua que, partiendo de la génesis de la espiral, se desarrollan ingrávidas en horizontal. Estas formas estarán a partir de ahora muy presentes en todo su trabajo posterior. Martín Chirino dice de ellos: “en mi escultura, es la forma más sutil y la más alada y también, sería el vuelo del hombre en busca de una presa: al encuentro de su identidad”. El Museo Guggenheim de Nueva York adquiere uno de estos aeróvoros. En 1974, Chirino realiza una escultura para la tumba del hijo de Beatrice Perry, su amigo Scott, en el cementerio de Barrytown (Nueva York).

009

Cabeza (1987. Bronce. Edición de 10 ejemplares. 24 x 14 x 17 cm. Serie Crónicas del Siglo XX. Colección Fundación Cultural MAPFRE. Madrid. España) © Martín Chirino

 

En 1976, Martín Chirino participa en la redacción del "Manifiesto del Hierro”, que identifica la identidad canaria con el continente africano, en términos posteriormente matizados por la mayoría de los firmantes. En el mismo sentido suscribe el “Documento Afrocán”, firmado en Madrid el 20 de noviembre de ese año. En este contexto realiza la exposición individual "Afrocán" en la Galería Juana Mordó de Madrid en 1976. En 1977, se organiza una exposición homenaje en la Casa de Colón de Las Palmas, y posteriormente en el Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias, de Santa Cruz de Tenerife. En el nº 20 de la revista Guadalimar aparece su texto "Pintadera de 7 puntos", en el que aboga por una revolución cultural canaria fundamentada en el estudio y conocimiento del arte aborigen, pero atendiendo a la universalidad del arte. Recibe el Primer Premio en la Bienal Internacional de Escultura de Budapest en 1978. En 1979 la exposición “Afrocán” en la Galería Grace Borgenicht causa un notable interés en la prensa neoyorkina.

 

En 1980, Chirino recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas por toda su obra. En 1981, y hasta 1992, comprometido con la situación política y sociocultural que se vivía en la España de aquellos años, aceptó presidir el Círculo de Bellas Artes de Madrid, encabezando la Junta Directiva que recuperó la mencionada institución tras el periodo franquista. Durante este periodo continúa su intenso compromiso escultórico con la creación de un nuevo conjunto de obras que denominadas Cabezas. Crónica del Siglo XX, constituirán un homenaje y reconocimiento a los grandes maestros Julio González (1876-1942), Constantin Brâncusi (1876-1957), Pablo Gargallo (1881-1934) y Pablo Picasso (1881-1973). En 1982, es nombrado Hijo Predilecto de Las Palmas de Gran Canaria. En 1985, le sería concedida la Medalla de Oro de Bellas Artes. En 1987 realiza la obra “Gran Cabeza Africana”, que se encuentra en la sede social de la Caja General de Ahorros de Canarias. También este mismo año es nombrado miembro de la Comisión Asesora del Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) de Madrid. En 1989, se inaugura el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) de Las Palmas de Gran Canaria, siendo nombrado director del mismo, cargo que ostentaría hasta 2003. Martín Chirino compaginaría dicho cargo con el de director del Círculo de Bellas Artes de Madrid, que ostentaba desde 1982. En 1992, Chirino decide no presentarse a la reelección, para concentrarse en la dirección del CAAM y en su propia obra.

010

Lady Harimaguada (1996. Chapa de acero soldado y pintado al duco de color blanco. 600 x 1000 x 400 cm. Serie Ladys. Colección Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. España) © Martín Chirino

 

Desde 1992, Martín Chirino vive y trabaja en su taller de Valyunque cerca de Morata de Tajuña (Madrid). De su nuevo taller son los conjuntos de obras titulados Alfaguaras, Homenajes a Marinetti, Árboles y Sabinas. En noviembre de 1996 es inaugurada la escultura “Lady Harimaguada”, situada en la Avenida Marítima por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, convertida más tarde en símbolo y en premio del Festival Internacional de Cine de esta ciudad. De 1999 es la espiral que decora la cubierta del Parlamento de Canarias, que la ha adoptado como símbolo. También la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria representa en su logotipo a "El Pensador", obra instalada en el Campus de Tafira. En 2002 Martín Chirino dimite como director del CAAM, en medio de una polémica reestructuración del museo. En 2008, se le concede el Premio Cristóbal Gabarrón, en la modalidad de Artes Plásticas, Fundación Cristóbal Gabarrón de Valladolid.

 

 

© Todas las obras tienen el copyright de Martín Chirino

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

 

 

 

Blog de Pintura del pintor Meko (Jesús Meco Castellanos)