PLACERES DESCONOCIDOS. Exposición Online. Meko ...

Klandestinos

 

 

 

Pablo Palazuelo  Pablo Palazuelo (Madrid. España 1915-Galapagar. Madrid. España 2007)

 

 

Pablo Palazuelo fue un pintor, grabador y escultor español. Palazuelo fue una de las figuras clave del arte español de la segunda mitad del siglo XX.

 

Pablo Palazuelo de la Peña nace en Madrid el 8 de octubre de 1915. Hijo de Enrique Palazuelo García y Clotilde de la Peña y de la Peña. En 1932 inicia la preparación para el ingreso en la Escuela de Arquitectura de Madrid aunque será finalmente en Londres en 1933 cuando comience a estudiar arquitectura en la Escuela de Artes y Oficios de La Universidad de Oxford. Al comienzo de la Guerra Civil Española, abandona sus estudios de arquitectura y regresa a España, donde cumple el servicio militar y participa en la guerra como piloto de aviación. Tras el final de la guerra, Pablo Palazuelo se dedica por completo a la pintura, al principio con obras figurativas, siguiendo cursos en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. En 1940, cuando empieza a pintar, lo hace bajo una doble influencia que nos revela ya sus inclinaciones: la lejana del cubismo y la de Paul Klee (1879-1940). La primera puede explicarnos  su exacta y libre geometría, su manera de contemplar el mundo como una retícula que, más que aspirar a reflejarlo tal como es, deja ver la estructura del filtro de nuestra lente. La geometría no está entendida como rígida y verídica ordenación del mundo, sino como un método de interpretación.

 

En 1945, Palazuelo concurre con un retrato a la Exposición Nacional de Bellas Artes en los Palacios de Exposiciones del Retiro madrileño y participa en la primera exposición de la llamada Escuela de Madrid o Joven Escuela Madrileña organizada por la Galería Buchholz, con dos bodegones influidos por el cubismo y una cabeza de niño. En esta exposición también se exponen trabajos de los pintores Juan Antonio Morales (1909-84), Pedro Bueno (1910-93), José García Guerrero (1914-91), Miguel Pérez Aguilera (1915-2004), Antonio Lago (1916-90), Luis García-Ochoa (1920), Álvaro Delgado (1922), Juana Faure (1924-90), Eustaquio Fernández-Miranda y los escultores Carlos Ferreira (1914-90) y José Planes (1891-1974). Entre 1946 y 1947, forma parte de la “joven escuela madrileña”, que expondría regularmente en la Galería Buchholz de Madrid. En 1947, Palazuelo recible clases de pintura de Daniel Vazquez Diaz (1882-1969) en Madrid. Comienza a realizar sus primeros dibujos abstractos, dos de los cuales publica en una revista de poesía.

001

Les solitudes I (1955. Óleo sobre lienzo. 120 x 120 cm) © The Pablo Palazuelo Estate

 

A partir de 1948, Pablo Palazuelo se desvincula de referencias figurativas y se centra en la abstracción, realizando obras como “Nocturno” y “Rouge”, entre otras. El poeta Tomás Seral (1908-75) y el escultor mexicano de origen alemán Mathias Goeritz (1915-90) presentan en la Galería Palma y la Librería Clan de Madrid “Homenaje a Paul Klee”, al que Palazuelo contribuye con un dibujo dedicado a este artista, que se expone junto a obras del pintor Benjamín Palencia (1894-1980), el escultor Ángel Ferrant (1890-1961), el ceramista Llorens Artigas (1892-1980) y el propio Mathias Goeritz. En estos años es cuando tiene acceso a las primeras reproducciones en color de las obras de Paul Klee, cuya influencia es fundamental en la producción artística de Pablo Palazuelo. En 1948 el Instituto Francés, a través del Comité d’Accueil aux étudiants étrangers, del Ministère de l’Education Nationale, concede una beca a Pablo Palazuelo para realizar estudios de pintura en París. Pablo Palazuelo reside durante un tiempo en la Ciudad Universitaria, donde coincide con Ellsworth Kelly (1923), y entabla amistad con Eduardo Chillida (1924-2002).

 

Pablo Palazuelo es otro de los artistas españoles que se han “hecho” en París y uno de los que han alcanzado mayor fama internacionalmente. En 1948, cuando da este paso decisivo expone junto a su amigo Eduardo Chillida, en el Salón de Mayo, a invitación de Bernard Dorival (1914-2003), entonces conservador del Museo de Arte Moderno de París, y tiene la oportunidad de dar a conocer sus obras en la exposición Les mains eblouies, celebrada en la Galería Maeght, así como en la Galería Denise René. De nuevo es selecionado para el Salón de Mayo por Aimé Maeght (1906-81) y Louis Clayeux (1903-2007), integrándose de pleno derecho en la lista de artistas de la galería parisina Maeght, una de las más importantes del mundo, donde expondrá de manera continuada hasta los años 80.

003

Sigilla VI (1977. Aguafuerte. 63 x 91 cm) © The Pablo Palazuelo Estate

 

En 1950, se instala en un nuevo taller contiguo al de Chillida en Villaines-sour-Bois. Ese mismo año expone en el Museo de Toronto (Canadá). Participa nuevamente tanto en el Salón de Mayo como en Les mains eblouies. En 1951, se traslada a un piso de la calle Saint-Jaccques de París, en las proximidades de la iglesia de Saint-Séverin. Presenta las obras “Rouge”, “Variations” y “Dans” en la exposición Tendances. En 1952, Palazuelo recibe el premio Kandinsky de pintura. Realiza el proyecto escénico para Sonorité jaune, de Wassily Kandinsky (1866-1944). Este mismo año tiene lugar la exposición colectiva Tendances en la Galería Maeght de París; en ella Palazuelo expone cuatro obras, entre las que se destacan “Automnes” y “Alborada”. También participa en la exposición Peintres d´aujourd´hui à Paris, que se celebra en la Kunsthaus de Zúrich (Suiza). En 1953, presenta la obra “Variations” en la exposición Young Spanish Artists organizada por James Johnson Sweeney (1900-86) en el Museo Salomon R. Guggenheim de Nueva York. En 1954, realiza su primera incursión en el mundo de la escultura, con la pieza de bronce “Ascendente”.

 

En 1955, Palazuelo celebra su primera exposición individual en la Galería Maeght de París, en la que muestra óleos como “Sobre negro”, “Solitudes”, “Alto”, “Psello” e “Imagen”. Este mismo año también es seleccionado por primera vez para el certamen Pittsburgh International Carnegie, en el Museo de Arte Carnegie de Pittsburgh (Pensilvania). Las obras de este momento fragmentaban la superficie en “piezas” irregulares, a modo de rompecabezas, y su color era de una gran austeridad. En 1958, realiza su segunda exposición individual en la Galería Maeght de París, en la que presenta cuadros de la serie “Rima”, “Jardins”, “Le Grande étude” y “Soledades”, trazando un recorrido de veintitrés obras que muestran el desarrollo de las tensiones espaciales sobre el lienzo. Este mismo año es premiado con el quinto premio Carnegie International por una obra de la serie “Mandala”. En 1959, participa en la exposición colectiva “Blanco y Negro” en la madrileña Galería Darro y cinco obras suyas se muestran en la exposición “Treize Peintres Espagnols Actuels” en el Museo de Artes Decorativas de París.

006

Danza I (1994. Óleo sobre lienzo. 74 x 57 cm) © The Pablo Palazuelo Estate

 

Colabora con diversos números de la revista de artes Derrière le Miroir. En 1961 retoma la escultura. Con el tiempo, su geometría ha ido adquiriendo mayor flexibilidad y variedad. En su tercera exposición en la Galería Maeght de París, en 1963, su trabajo adquiere mayor complejidad y riqueza, y el color se desdobla en masas de tonos calientes que contrastan con los negros. Se muestran un total de veintiocho obras que incluyen gouaches, dibujos y telas como “Les Trois”, “Onde”, “Terre”, “Omphale” y “Rime”. En 1964 participa en una exposición colectiva en la sala Juana Mordó de Madrid y continúa enviando obras a los certámenes del Carnegie Institute of Art de Pittsburg. En 1966, vuelve a exponer en el Salón de Mayo del Museo Nacional de Arte Moderno de París. En 1968, realizó una serie de gouaches con el título común de “Lunariae”, dibujos de quebradas rectas blancas y zonas del mismo color sobre fondo negro. En 1969, Palazuelo se instala en la casa que su familia posee en Galapagar. Este mismo año recibe el premio de Grabado de la Bienal Internacional de Grabado de Ljubljana (Eslovenia). En 1970, tiene lugar una nueva exposición individual en la Galería Maeght de París, donde se muestran las series “Cadmio”, “Smara”, “Orto” y “Lunariae”. En 1972, el Museo de Bellas Artes de La Chaux-de-Fonds le dedica una exposición retrospectiva, siendo adquirido el lienzo “Orto III” por dicha institución. Con el título “Palazuelo. Obilider. Gouachen” la sede de la Galería Maegth de Zurich realiza una exposición individual. En 1973, en la Galería Lolas-Velasco de Madrid tiene lugar su primera exposición individual en España tras su etapa francesa. Participa en el “Homenaje a Manolo Millares” celebrado en la galería madrileña Juana Mordó.

 

En 1974, Palazuelo se instala en Monroy, en un castillo, cerca de Cáceres, que restaura con la ayuda de su hermano. En este edificio comienza la serie “Monroy”. En 1975, la madrileña Galería Turner efectúa la exposición individual “Palazuelo. Gouaches y Obra Gráfica”. En los siguientes años sus exposiciones se van haciendo más habituales en España (Galería Theo Madrid), Barcelona (Galería Maeght) y Paris (Galería Maeght) y finalmente en 1981 se presenta la monografía sobre su obra editada por Maeght realizada en colaboración con Claude Esteban. En 1982, se le concede la Medalla de Oro a las Bellas Artes correspondiente a 1981. En 1986, la Galeria Maeght-Lelong de París realiza una exposición individual del artista. En 1991, se celebra su primera exposición individual en la Galeria Soledad Lorenzo de Madrid, que seguiría apoyando su trabajo hasta su muerte. En 1994, se le otorga el Premio Comunidad de Madrid a la Creación Plástica. En 1995, tiene lugar la primera exposición retrospectiva de su trabajo hasta comienzos de los años noventa, que se presenta en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y en el Institut Valencià d´Art Modern de Valencia. En 2004, recibe el Premio Velazquez de Artes Plásticas y realiza su última exposición individual en la madrileña Galeria Soledad Lorenzo. Entre 2006 y 2007 se exhibe una amplia retrospectiva de su obra en el Museo Macba de Barcelona y en el Museo Guggenheim de Bilbao. Comienza a participar en los certámenes Arco de Madrid de mano de la Galería Maeght-Lelong. Pablo Palazuelo falleció el 3 de octubre de 2007 a los 91 años de edad en su casa de Galapagar (Madrid).

007

Virtus marin VI -díptico- (1995. Óleo sobre lienzo. 122 x 174 cm) © The Pablo Palazuelo Estate

 

La obra de Pablo Palazuelo no ha recibido el reconocimiento internacional esperado y las razones de este desconocimiento son diversas, pero sobre todo es fruto de una concepción dominante de la abstracción excesivamente lineal, que arranca con las experiencias postimpresionistas en el tránsito hacia el siglo XX y que en los años sesenta logra sus últimas consecuencias con el minimalismo. Según esta articulación de carácter teológico, la abstracción es la culminación de los principios de anatomía y de pura visualidad propias del arte. La hegemonía indiscutida de este discurso ha hecho que otro tipo de prácticas y de estéticas que, pese a estar situadas dentro del arte moderno han interiorizado sus principios de manera heterodoxa, hayan estado parcialmente ignoradas.

 

Pablo Palazuelo concibe el arte como un “un camino para dar salida a los problemas humanos”. Sus referencias a la historia de la pintura son permanentes, y es especialmente importante la influencia en su trabajo de la noción de línea derivada de la obra de Paul Klee, que supone una auténtica revelación para él. También reivindica a sus inicios su interés por constructivistas rusos como Naum Gabo (1890-1977) y Antoine Pevsner (1888-1962), aun cuando rehúsa su concepción científica de la geometría. La obra de Pablo Palazuelo ha sido clasificada por la historiografía de los últimos treinta años como una abstracción de tipo idealista, muy vinculada a corrientes de espiritualidad y a una concepción sagrada del artista y de su obra. Pese a que Palazuelo se nutre de corrientes de pensamiento vinculadas al esoterismo, la cábala y la filosofía y el pensamiento orientales, también es cierto que por las matemáticas, la física y el pensamiento científico son fundamentales su trabajo. El desarrollo de la abstracción y el uso de la geometría en su obra están íntimamente ligados a un proceso racional basado en el descubrimiento (no invención) de nuevas formas. Esta descubierta constante que guía su trabajo se traduce en una tensión manifestada a través de las variaciones interminables de las formas.

 

 

© Todas las obras tienen el copyright de los herederos de Pablo Palazuelo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces:

 

 

 

Blog de Pintura del pintor Meko (Jesús Meco Castellanos)