PLACERES DESCONOCIDOS. Exposición Online. Meko ...

Klandestinos

 

 

 

Autorretrato (2006) / Antonio Santin  Antonio Santin (Madrid. España 1978)

 

 

Antonio Santin es un pintor y escultor español con influencias del nuevo realismo británico, especialmente del grupo Young British Artists. Actualmente vive y trabaja en Berlín.

 

Antonio Santin Benito nació en Madrid el 4 de octubre de 1978. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid en 2005. En 2000 es becado por el Museo López-Villaseñor de Ciudad Real (España). En 2002/03, Santin recibe una Beca Erasmus para estudiar en Anotati Scholi Kalon Technon, la Escuela de Bellas Artes de Atenas (Grecia). En 2004 recibe la Beca Ayllón de la Universidad Complutense de Madrid. En 2005 recibe la Beca Goya/Leonardo de formación en maquetas arquitectónicas (Architektur-Modellbau) en Berlín (Alemania).

 

Su obra combina retratos y naturalezas muertas entre óleos y acrílicos de gran tamaño. Sus impresionantes pinturas están cargadas de calidad y sentimientos, con una belleza oscura y profunda que nos cautiva fácilmente. Y aunque el trabajo de Santin habla por si mismo, sus palabras nos dibujan también la esencia del Alma y nos permiten acercarnos a esa luz en medio de la oscuridad.

002

Katrin Lola (2009. Óleo sobre lienzo. 100 x 90 cm. Colección privada. Taiwan) © Antonio Santin

 

Por lo general en las primeras fases de su obra utiliza el acrílico por motivos técnicos que justifican este medio en lugar del óleo. En palabras del pintor “En comparación y considerando mi experiencia, el óleo posee una nobleza que no he encontrado en los acrílicos”.

 

El se juzga como un pintor de tradición y, efectivamente, en su obra se advierte la consideración al dramatismo de la pintura barroca, así como la querencia por el tenebrismo español, pero mezclado todo ello con una clara admiración por la nueva pintura inglesa, lo que da a sus óleos un clima bastante especial, una atmósfera de misterio.

 

Pintar es aprender a pintar, las ideas que no salen se nos pudren en la cabeza. Al darle la oportunidad a una nueva idea hay que tener la disciplina de llevarla hasta el final, sin obcecarse claro, la virtud no está necesariamente en tener siempre buenas ideas sino en saber descartar a tiempo las malas, pero por otro lado muchas veces ocurre que el brillo de la idea sólo luce al pulirla.” Antonio Santin

 

Como escultor es el autor de un pequeño monumento a la Antigua Universidad de Madrid, erigido a pie de calle en la confluencia de las calles Pez y San Bernardo.

 

En la exposición mostrada en la Galería Rita Castellote en 2008, celebrada en su antiguó local de la calle de Antón Martin de Madrid (en la actualidad esta galería se encuentra en la calle San Lucas nº 9) Santin presentó un interesante trabajo pictórico, centrado en el tema de la carne. Tomando como hilo conductor la mezcla entre el retrato y el bodegón, expuso cabezas de animales y cuerpos desollados como si fueran retratos humanos, y rostros humanos y desnudos femeninos presentados con la rudeza y la rotundidad fría y objetiva de quien retrata un pedazo de carne. El español no distingue, como las otras lenguas europeas, entre la carne comestible y la del cuerpo humano, y a esta confusión dedica el artista su trabajo, otorgando a sus cuadros una apariencia volumétrica muy propia de una pieza de carne, o por qué no, de una pieza igualmente escultórica.

003

Pausa (2009. Óleo sobre lienzo. 250 x 170 cm. Ministerio de Cultura. Paris. Francia) © Antonio Santin

 

Caeríamos en un error de base si nos acercásemos al trabajo de Santín desde los parámetros que han caracterizado a la pintura hiperrealista a partir de los años sesenta. De hecho, si bien su obra se relaciona con dicha tradición, lo hace de un modo tangencial, y aunque en un primer momento dicha línea de trabajo pudo ser un referente para él, Santín ha ido articulando nuevos problemas pictóricos que consideró de mayor calado.

 

De hecho, si analizamos la diferencia existente entre la concepción pictórica de los retratos realizados en el 2006 y las cabezas de cerdo de 2008, nos damos cuenta de que la evolución de su pintura abre nuevos parámetros de reflexión plástica. Incluso, la carga visual de cada obra como la disposición material de la imagen están evolucionando y complejizándose gradualmente.

 

 

No obstante, es en las cabezas de cerdo donde su pintura muestra, como ya he dicho, las mayores capacidades plásticas. Tenían relación con la lectura reflexiva que estaba haciendo de rebelión en la granja, de Georg Orwell (1903-50). En estos cuadros no se puede dejar de ver la influencia, ya incipiente en los retratos, de dos pintores británicos de gran interés: por un lado el conocido y hace poco fallecido Lucian Freud (1922-2011) y, por el otro, el de una pintora contemporánea como Jenny Saville (1970), perteneciente al grupo Young British Artists (YBAs) provenientes la mayoría del Goldsmith college of arts de Londres. En estas cabezas Santín pone al servicio de la imagen la habilidad de un trazo pictórico que tiende hacia lo expresivo para hacer factible una enorme afectividad plástica.

 

006

Hobrechtstrasse (2011. Óleo sobre lienzo. 250 x 170 cm. Colección privada. Shanghai. China) © Antonio Santin

Santín opta en la mayor parte de las ocasiones por un negro que inserta a los retratados en un halo de profunda incertidumbre, inquietud y misterio; algo que pone de manifiesto cómo este artista trata de revisar el legado de la pintura histórica más dura: desde José Ribera el Españoleto (1591-1652) a Francisco de Goya (1746-1828) y Eugène Delacroix (1798-1863) o el gran maestro del siglo XX, Francis Bacon (1909-92).

 

Considero contemporáneos tanto a los artistas muertos como a los vivos o potenciales, mi diálogo es atemporal y fluye entre todos ellos. De momento propongo, observo y crezco. No hay mejor maestro ni piedra de toque que eso, ver y entender, nada más prescindible que tener a tu lado mientras el sol se pone a un personaje que te narra cómo el sol se pone.” Antonio Santin 

 

En el trabajo de Antonio Santín resulta cada vez menos relevante el valor puramente anecdótico de la pericia técnica o de la maestría académica, que si bien suelen ser traídas a colación por numerosos críticos que se enfrentan a este tipo de pintura, no responden más que a una mera curiosidad sin importancia.

 

A través de la modernidad, el género tradicional del bodegón o naturaleza muerta ha atemperado su representatividad narrativa propia o “genérica”, y ha intensificado su carácter de emblema y su condición de metáfora.

 

Es difícil tener la mirada limpia porque tenemos los ojos llenos de fantasmas, pero considero que no es tan trascendente el origen de las ideas sino el uso que les damos. Buscar la originalidad como prioridad es una forma de huir hacia delante. Si uno permanece consciente y es honesto, finalmente su verdad es original, pero si jugamos a ver quién dice la última palabra, es normal acabar olvidando por qué ha empezado la conversación. Antonio Santin

 

 

© Todas las obras tienen el copyright de Antonio Santin

 

 

 

 

 

Fuentes:

 

 

 

Blog de Pintura del pintor Meko (Jesús Meco Castellanos)